PARA CURAR LA CASPA…

Una de las molestias que nos incomodan en nuestro aspecto personal, es el padecer caspa. Cuidamos mucho nuestra apariencia con un buen peinado y cabello abrillantado con brillantinas de marca o algún gel caro; sin embargo, la caspa nos echa a perder el aspecto deseado. De pronto, a pesar del aseo diario, nuestro cuero cabelludo luce reseco y suelta profusamente células muertas que parecen pequeñas escamas que nos invaden el pelo, que cae sobre los hombros y vamos por la calle o los medios de trabajo esparciendo nuestra caspa como si fuera una nevada o las cenizas de un volcán que se van regando por nuestros hombros y regándose por la acera.

Muchas veces, recurrimos al baño diario; y el problema sigue igual. Recurrimos a frotar con aceites o brillantinas nuestro cuero cabelludo; y sigue igual el problema.

Se han inventado champús con la sustancia que combate el hongo causante de este mal, aquí no es necesario mencionarlos ya que se conocen suficiente gracias a la publicidad que despliegan en revistas, radio y televisión. Pero, ¿cómo hacían en la antigüedad para combatir el hongo origen de la caspa?

En aquél tiempo, se lavaban el pelo con jugo de sábila y esto era suficiente para acabar con el problema. Hoy hay una receta naturista para preparar en casa que ha de terminar con el problema de la caspa.

Se prepara con una cucharada de gel de sábila, una cucharada de hojas de romero, una taza de agua, y jugo de limón.

Se pone el agua al fuego y cuando está en pleno hervor, se le vacían las hojas de romero y el gel de sábila, se apaga el fuego, y se deja reposando lo suficiente para que enfríe. Ya frío, agréguele el jugo de un limón o este en cantidad al gusto.

Cuando se bañe, aplíquese este enjuague y siga con su baño para dejar al final, el hacer escurrir bajo la regadera esta aplicación. Mientras se lava su cabellera, aplíquese un enérgico masaje en el cuero cabelludo y al secarse, la caspa habrá desaparecido.

Antiguamente, combatían el hongo también con jugo de limón en la cabeza.

Si padece usted de caspa, cómprese un buen champú, o prepárese esta receta de la medicina tradicional a base de sábila, romero y limón, y verá que su problema no volverá.